Mercedes-Benz

Primera homologación internacional sobre conducción autónoma

11.12.2021

Primera homologación internacional de un sistema de conducción autónoma - Mercedes Benz Citycar Sur
Mercedes-Benz es la primera empresa automovilística del mundo que cumple los exigentes requisitos legales de la norma UN-R157 para un sistema de conducción autónoma de nivel 3. La Autoridad Federal Alemana de Transporte por Carretera (KBA) ha concedido la homologación del sistema sobre la base de la norma de homologación técnica UN-R157, allanando así el camino para ofrecer dicho sistema a nivel internacional, siempre que la legislación nacional lo permita. Alemania ha asumido un papel pionero en este sentido con la apertura de la Ley de Tráfico (StVG) para los sistemas de conducción autónoma de nivel 3 en 2017. Por este motivo, los primeros clientes podrán comprar un Clase S con DRIVE PILOT en el primer semestre de 2022, lo que les permitirá conducir en modo condicionalmente automatizado a velocidades de hasta 60 km/h en situaciones de tráfico denso o congestionado en tramos de autopista adecuados en Alemania.
 
El equipamiento especial DRIVE PILOT descarga al conductor y le permite realizar tareas auxiliares en la pantalla central, como comprar en línea o gestionar correos electrónicos gracias al sistema In-Car Office. La homologación del sistema también se aplica al EQS.
 
La normativa de homologación técnica con la que se puede certificar dicho sistema no entró en vigor hasta principios de 2021. Desde entonces, se puede implantar en Europa, una oportunidad que Mercedes-Benz aprovechó, siendo el primer fabricante en hacerlo. Con la apertura de la Ley de Tráfico (StVG) para los sistemas de conducción autónoma de nivel 3 en 2017, Alemania fue el primer país en crear una base legal para el uso de estos sistemas.
 
Mercedes-Benz está ofreciendo inicialmente DRIVE PILOT en 13.191 kilómetros de autopista en Alemania. Ya se están realizando extensas pruebas de este sistema en otros países como Estados Unidos y China. Tan pronto como exista un marco legal nacional para el funcionamiento de este tipo de sistema en otros mercados, la tecnología se irá extendiendo progresivamente.
 
En los tramos de autopista adecuados y en los que la densidad de tráfico es elevada, el DRIVE PILOT puede ofrecer la posibilidad de asumir la conducción, inicialmente hasta la velocidad legalmente permitida de 60 km/h. Los mandos necesarios para activarlo se encuentran en el aro del volante, a la izquierda y a la derecha, sobre los huecos para los pulgares. Cuando el conductor activa el DRIVE PILOT, el sistema controla la velocidad y la distancia, y guía el vehículo sin esfuerzo dentro de su carril. El perfil de la ruta, los acontecimientos que se producen en ella y las señales de tráfico se tienen en cuenta de forma correspondiente. El sistema también reacciona ante situaciones de tráfico inesperadas.